LAS PALABRAS QUE SIRVEN PARA TODO, NO SIRVEN PARA NADA.


¿Has estado en alguna charla que se mostraba interesante pero apenas el presentador dijo

2 palabras fáciles o vacías supiste que ibas a perder tu tiempo escuchándolo y no te equivocaste, lo perdiste?


Lo mismo pasa cuando escribes los textos de tu web, de tus presentaciones a cliente, tus discursos o simplemente cuando envías un email. Con dos palabras fáciles o vacías que escribas, dificultas ponerle atención a lo que viene.


Es que estas palabras tienen muchos seguidores, tantos, que cualquier influenciador envidiaría. Las usamos en modo automático, las escribimos sin pensar; pero como escribir es pensar, debemos ser más rigurosos para no sumarnos a sus fans.


El abuso de palabras como “cosa” y “algo”, los verbos como “tener” y “hacer” generan que nuestro discurso, por lo menos en el ámbito profesional, se vea débil y flacuchento.


Desmenucemos:


La palabra “Cosa”


Una cosa es un carro, un celular, un cable, es todo. Por ejemplo, no es extraño hablar de que el Covid -19 es una cosa seria.


Contra este abuso es conveniente esforzarse un poco, sacar el diccionario para sustituir esta palabra tan vacía por otra más precisa. Les recomiendo marcar en sus favoritos la página: www.sinonimosonline.com es efectiva y los sacará de apuros rápidamente. Si ya quieren profundizar más e incluso tener ideas afines a las palabras que quieren reemplazar les recomiendo el diccionario de Sinónimos Antónimos de LAROUSSE.


Veamos algunos ejemplos del abuso de la palabra cosa:


a.


El Covid -19 es una cosa seria


Se podría reemplazar por:


El Covid -19 es una enfermedad seria (más precisa)


b.


La humildad es una cosa muy rara


Se podría reemplazar por:


La humildad es una virtud muy rara


c.


Qué cosa tan difícil es el Excel


Se podría reemplazar por:


Qué________tan difícil es el Excel (Te la dejo a ti)



La palabra “Algo”


Esta palabra es válida cuando se emplea para dar a la frase un sentido indeterminado.

Cuando queremos mencionar algo (aquí está bien empleado), sin precisar lo que ese algo sea.


Por ejemplo, es correcto cuando dices:


Leeré algo mientras vienes (No sabes qué vas a leer)


Pero si dices:


En este párrafo hay algo que no entiendo


La podrías reemplazar por:


En este párrafo hay una frase que no entiendo


Si dices:


Este celular tiene algo que me gusta


La podrías reemplazar por:


Este celular tiene un diseño que me gusta.


Si dices:


Hay algo en ti que me tiene intranquila


La podrías reemplazar por:


Hay ______ en ti que me tiene intranquila (Te la dejo a ti)


El abuso del verbo “tener”


Cuando se presente el momento de usar este verbo, acuérdate de reemplazarlo por uno más exacto, porque su abuso también le da un sentido vago a lo que redactas.


En lugar de escribir:

Tener el primer lugar


Puedes escribir:

Ocupar el primer lugar


En lugar de escribir:

Tener un ascenso


Puedes escribir:

Merecer un ascenso


En lugar de escribir:

Tener un dolor


Puedes escribir:

____ un dolor (Te la dejo a ti, está fácil)



El abuso del verbo “hacer”


Hoy se hace de todo, se hace música, en lugar de componer música.

Se hace un proyecto en lugar de ejecutar un proyecto. Se hace una presentación, en lugar de armar una presentación.


El Covid 19 hace daño

El Covid 19 ____ daño (Saca el diccionario)


Hacer un artículo

_____ un artículo


Hacer una conspiración

_____ una conspiración.


En un contexto informal las palabras se usan de manera más espontánea, pero en un ambiente profesional te conviene ser más específico, con eso tu presentación, artículo, discurso se va a notar más interesante y robusto.


Recuerda que las palabras fáciles, dificultan ponerle atención a lo que viene.




44 vistas